Jugar y Jugar

Ser parte de la revista más especial sobre Repostería y Cosas Bonitas, nos está dando un montonazo de sorpresas. Cuando Carmen y Claudia de Jugar i Jugar decidieron colaborar con nosotras, nos emocionó. Teníamos claro que nuestras filosofías encajaban, que ambos proyectos nacen de la pasión y la ilusión, del trabajo cuidado al detalle y de las ganas de hacer nuestro día a día un mundo diferente, más sostenible, más sano, más divertido, único. Su selección de juguetes no podía ser más cuidada y personal, y si su compromiso con el juego ya nos generaba confianza, sus juguetes nos han chiflado, así que no podemos evitar dedicarles esta entrada porque sí y porque molan.

Mr. B (de 4 años) y el Sr. L (de 18 meses) fueron los afortunados peques que “experimentaron” con el material que nos facilitaron desde Jugar i Jugar. Vireta, su mami, nos cuenta así su experiencia que resumen en esta frase: Los juguetes de madera además de ser más bonitos y ecológicos que los de plástico son también muy “jugables”.

 Burma

Puente ARCO IRIS (nombre puesto por B.)

El puente arco iris es fácil de montar, es un puzzle muy sencillo de piezas grandes y colores preciosos. A L. le resulta más complicado montarlo, pero lo consigue. B acaba pronto y le encuentra otras posibilidades: laberinto, puente, construcciones…

 La madera está bien pulida, aunque sigue siendo porosa, y eso le da una textura muy de madera, muy de verdad.

 

El pingüino PERSIGUEITOR (nombre asignado por B.)o el PLAP PLAP (como le llama L.)

Fue amor a primera vista para L. Tanto, que se lo quería llevar a la calle, a la guardería, a la bañera… Y en esto último B. le apoyaba, argumentando que como era un pingüino ¡claro que se podía bañar!

 Mola mucho el ruido de las patitas. La bola del extremo es perfecta para las manos gorditas de un bebé y que no se le escape. Y además no se tuerce la dirección, como suele pasarle a los andadores

Torre de bolas PLIN PLIN  aunque su nombre real es muy diferente, TOBOGÁN DUO

 Múltiples posibilidades, múltiples juegos. Carreras, escondrijos, persecuciones. Muy muy muy divertido, tanto para bebés como para niños, y pueden jugar los dos juntos perfectamente.

 El único inconvenientes es que difícil sacar las bolitas una vez que llegan a la parte de abajo, si tienes menos de dos años.

 

En definitiva una experiencia lúdica perfecta, lejos de “plasticoides” y ¡¡elementos tóxicos!!

5 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *